Menu

El cuidado de su Bohemian Orchid

Aquí encontrará unos cuantos consejos para disfrutar el máximo tiempo de su Bohemian Orchid.

bohemian-orchids-verzorging-lichte-plaats
Necesita luz, pero no luz directa del sol 
bohemian-orchids-verzorging-voeding
Abone 1 vez al mes
bohemian-orchids-verzorging-knippen
Corte el tallo para que vuelva a florecer
bohemian-orchids-verzorging-onderdompelen
Sumérjala en agua 1 vez cada 5-7 días
bohemian-orchids-verzorging-temperatuur
Temperatura óptima: 16-24 ˚C

 

 

Nutrición 

Debido a su lento crecimiento, la Phalaenopsis no precisa fertilizante o sólo un poco. Si lo desea, puede aplicar un fertilizante líquido general una vez al mes.

Trasplante

No se recomienda trasplantar Phalaenopsis (ni orquídeas en general), salvo que ello sea necesario porque la maceta es demasiado pequeña. La nueva maceta deberá disponer de agujeros de drenaje, para eliminar el agua excesiva, y evitar así que se pudran las raíces. La orquídea prefiere una tierra aireada, razón por la que deberá evitar compactarla demasiado. En la mayoría de centros de jardinería se puede adquirir tierra especial para orquídeas.

Irrigación

Las orquídeas suelen recibir demasiada agua. Las raíces NUNCA deben reposar en agua. Si la orquídea se ha introducido en una maceta decorativa sin agujeros de drenaje, asegúrese de que la tierra no se encharque, ya que si se acumula demasiada agua, las raíces se morirán.

Deberá regar de la siguiente manera: saque la orquídea y su maceta original de la maceta decorativa, es decir, la planta deberá permanecer en la maceta original en la que se compró. Sumérjala en un recipiente con agua a temperatura ambiente, y déjela allí durante unos cinco a diez minutos. El recipiente no debe contener demasiado agua, la suficiente para cubrir, como máximo, tres cuartas partes de la maceta original. Dependiendo de la situación en su casa (temperatura y humedad), así como del tiempo exterior (mucho o poco sol), la planta se deberá sumergir con una frecuencia mayor o menor que una vez a la semana. Una indicación que ayuda a determinar las necesidades de riego de la planta, es su peso, cuanto menor, tanto más seca estará. Con el paso del tiempo, aprenderá a evaluar mejor esta necesidad.

Nueva floración

Tras la floración, deberá podar el tallo por encima del segundo nudo contando desde abajo. El nudo es una parte más gruesa del tallo, que se reconoce fácilmente, y del que pueden surgir nuevos tallos. Debajo de cada hoja, también se puede desarrollar un tallo, que más tarde también florecerá. Para que la planta florezca con mayor frecuencia, dichos tallos también se deberán podar, tras su floración, por encima del segundo nudo. Si la Phalaenopsis no vuelve a florecer, intente colocar la planta durante unos meses en un lugar (luminoso) más fresco (entre 15 y 16 grados centígrados), puesto que ello favorece la formación de botones florales. Al ser una planta tropical, la Phalaenopsis no está acostumbrada a temperaturas inferiores a los 17 y 18 grados. Al ser expuesta a dichas temperaturas más frescas, la planta reacciona como si fuese a morir, desarrollando un tallo para garantizar una siguiente generación. Para ello, es imprescindible que la planta esté colocada en un lugar luminoso. Durante este tratamiento en frío, deberá irrigar menos la planta. Cuando aparezca un tallo, podrá volver a colocar la planta en su lugar original.